10/9/07

El sueño del dragón

Ven aquí a morir con los perros
en la vaguada dulce del soñar sin tiempo

en las vías recorridas

por trenes de piedra y humo

con los vagones cargados de dioses sin memoria

ven

a yacer entre las escamas del dragón cuya cabeza

avanza por debajo de la tierra

buscando una salida

que podría ser tu boca

y yo te admiraría arrodillado

lleno de envidia

arrojaría a tus pies las cabezas de mil lotos

de mil ojos los p
árpados
de mil manos la niebla

de mil gargantas los soles que hicieron arder la voz que te auguró.

Ven aquí a somete
r la aurora
trae el frío y la profundidad de la hora en que el mundo

se abre como una cáscara

de la que fluye el dulce
el dulce soñar del tiempo



Pedro Arguedas

2 comentarios:

Cristián Biel dijo...

Con los vagones cargados de Dioses sin memoria...

Absolutamente genial.Que poema Pedro, me parece puro y surrealista. Cargado de buenas imágenes oníricas que es lo único que le pido a la poesía.

Anónimo dijo...

Las imágenes son muy impactantes