21/8/07

A lomos de los hombres

A lomos de los hombres olvido.
Olvido mis órganos, reliquias,
moléculas de mi sangre.
Por olvidar, olvido hasta mi nombre.

En los bolsillos llevo muertos,
en la boca Diosas olvidadas,
engaños y pasos de cebra,
verdugos del cierzo y de la
s piedras.

Desde los balcones escribo,
a orillas de los hombres,
poesía para derribarte,
poesía para destruirte.



Ignacio Bernal

2 comentarios:

Uno dijo...

no lo entiendo. hay cosas que tienes que pulir. pero no está mal aunque no me gusta mucho porque no lo entiendo

Cristián Biel dijo...

Las cosas no están bien porque se entiendan o no se entiendan, están bien cuando se sienten.