27/8/07

En la caverna

Recuerda
que estoy en la caverna
creciendo
ante un amanecer
que despreciaste
al negar el fuego
de tu sombra.
Recuerda
que a fuerza de lamerte
las herida
ya casi estoy
en todas la cicatrices
y que volveré
a ponerme en pie
en todos los espejos
porque yo soy el ser
y tú
eres tan sólo
mi reflejo.



Pedro Arguedas

4 comentarios:

Maria de la Cruz dijo...

De este poema lo que más llama la atención son las imágenes y el lenguaje cuidado.

Cristián Biel dijo...

Sr Arguedas es usted un gran oso cavernario de la más sagrada estirpe, pero lo mejor sería ser simio pues se reconocen en los espejos.
saludos.

jonas dijo...

El poema es muy bueno.
Poseo una herboristeria por si le interesa al autor, alli vendemos pildoras contra el estreñimiento.

Pedro Arguedas dijo...

Jonás, agadezco su ofrecimiento, pero mi estreñímiento es crónico. Me he metido planetas enterros por el culo, usando como lubricante mis propias lágrimas. Pero no hay nada que hacer.